Vía Verde de Castro-Alen

La Vía Verde de Castro-Alen en Cantabria es una ruta para senderismo y ciclismo que se extiende entre los municipios de Liérganes y La Cavada a lo largo de un trazado ferroviario abandonado. La ruta tiene una longitud de aproximadamente 11 km y se puede realizar en unas 2-3 horas a pie o en bicicleta.

El ferrocarril original fue construido en 1890, pero dejó de estar en servicio a partir del año 1973. Sin embargo, a partir del año 1999 se recuperó para convertirlo en una ruta turística, lo que permitió que se creara la Vía Verde de Castro-Alen. Esta ruta ofrece a los visitantes la posibilidad de disfrutar de un paisaje natural impresionante y variado, que incluye el paso por diferentes túneles, puentes, viaductos y estaciones de tren abandonadas.

La ruta comienza en la localidad de Liérganes, que cuenta con numerosos puntos de interés turístico, como el Palacio de Elsedo, el Pontón de la Molina o el Puente Romano. Después de atravesar varios túneles y un impresionante viaducto, se llega a La Cavada, donde se puede visitar la estación de tren abandonada.

La Vía Verde de Castro-Alen es una actividad en la que se pueden disfrutar de diferentes actividades como ciclismo, senderismo, fotografía de paisajes naturales y turismo en general. También es accesible para personas con movilidad reducida y para familias con niños.

En resumen, la Vía Verde de Castro-Alen es una excelente opción para explorar la belleza natural y la cultura de Cantabria, brindando una experiencia única y memorable tanto para los turistas como para los residentes locales.

Entre la cantera de Santullán y los depósitos de Callejamala (Castro-Urdiales)
CANTABRIA
 
Longitud: 1,2 km
 
Usuarios:  

Tipo de firme: 
Grava y arena
 
Medio Natural:
          

Valles de los ríos Mioño y Callejamala.

Patrimonio cultural:
Conjunto monumental de Castro Urdiales. Iglesia y casa-torre de Otañes

Infraestructura:
Plataforma continua

Cómo llegar:
Autobús Alsa
Autocares Urbanos de Castro-Urdiales
Línea pedanías: Guiriezo-Castro Urdiales – Otañes

Conexiones:
Santander: 67 Kms hasta Castro Urdiales
Bilbao: 35 Kms hasta Castro Urdiales

En Otañes, se puede conectar con la Vía Verde de Castro-Traslaviña

En Castro Urdiales confluían tres ferrocarriles: dos puramente mineros, el de Alén y los de los cargaderos de Dícido; y un tercero también de sesgo minero, pero con servicio universal, también para viajeros y otras cargas, el de Traslaviña.
 
El ferrocarril minero de Castro Urdiales a Alén se concibió como la vía de salida del hierro extraído en las minas de Alén hasta el embarcadero minero situado en el puerto castreño. Una línea con el poco corriente ancho de 0,75 metros, con pendientes muy apuradas a lo largo de sus 18 kilómetros.

Puesto en servicio en 1895, contaba en su cabecera incluso son “planos inclinados”, tramos de rampa en los que los vagones bajaban y subían enganchados a un cable de acero, y algún “cable aéreo”, que llevaba mineral hasta sus vagones por baldes que saltaban los valles de poste a poste. Nunca fue muy rentable, con lo que el efecto combinado de los grandes daños durante la Guerra Civil y la caída de la explotación minera abocaron su cierre tras la contienda.
 
Por su parte, el tren que unió la rada castreña con la estación de Traslaviña, tiene su arranque en 1894, con la creación de la compañía “Ferrocarril de San Julián de Musques a Castro Urdiales y Traslaviña”, llamada a ser un eslabón más en una fallida línea costera entre Santander y Bilbao. La línea nunca llegó a San Julián, sino que se centró en el enlace en Traslaviña con el Ferrocarril de Santander a Bilbao, por el interior. Un ferrocarril de uso mixto, con dos cargaderos en Urdiales, que inició su explotación en 1898, y que tuvo como cabecera una espectacular terminal castreña. Pero nunca fue muy rentable, y en 1921 tuvo que ser rescatado por el Estado. Explotado por EFE y luego por FEVE, fue cerrado en 1966, y su bella estación término demolida en 1974.
 
A estas líneas se sumaron las dos trazas mineras de las minas de Setares y Dícido a los cargaderos de Dícido y Saltacaballo. Eran pequeñas líneas desconexas de la red, de ancho 0,75 m, con numerosos cambios en su historia, que arrancan en 1885 y que fueron cerrando en la segunda mitad del siglo XX. Destacaban sus espectaculares cargaderos colgados sobre el mar y sus instalaciones de carga, de los cuales aún se conserva el de Saltacaballo.

Información, estadísticas y requisitos de integración

Itinerarios de la Red de Caminos Naturales

Mapas divulgativos, manuales técnicos y otros documentos

Acceso a Visitas Virtuales y la APP Caminos Naturales

Visor cartográfico de la Red de Caminos Naturales

Vídeos sobre la Red de Caminos Naturales y sus itinerarios

Facebook
YouTube
LinkedIn
Instagram
WhatsApp
× ¿Cómo puedo ayudarte?